Blog

Mi exmujer no me deja ver a mis hijos y la Justicia no responde

Compartir / Share

Mi exmujer no me deja ver a mis hijos y la Justicia no responde

Un joven avilesino acumula ocho denuncias contra su expareja en un año, la última por incumplir el régimen de visitas. No ve a sus hijos desde el 1 de agosto

http://www.elcomercio.es/ 9 septiembre 2015

7014489Carlos García Suárez ya no sabe a qué puerta llamar. Se siente desprotegido e indefenso ante el comportamiento imprevisible de su exmujer que se traduce en agresiones e incumplimientos del régimen de visitas por los que acumula hasta ocho denuncias en los Juzgados sin que, hasta el momento, se haya celebrado ningún juicio. La que más apremia a Carlos es la última, la que presentó el pasado 16 de agosto cuando L. C. M. no se presentó con los niños para que estos pasaran los quince días que les correspondían con su padre. La cita era, como siempre, en la plaza que hay frente al cuartel de la Guardia Civil en Ujo (Mieres), donde ella se trasladó hace unos meses a vivir, una coincidencia que a Carlos le dan tanta seguridad como vergüenza. «Yo ya les pido hasta perdón a los agentes cuando entro porque me avergüenza esta situación», reconoce.

Carlos no sabe explicar cuándo ni por qué se torció la relación que tiene como moneda de cambio a unos niños de 13 y 7 años. La pareja decidió firmar el divorcio en septiembre de 2014 tras unos meses de separación efectiva. «Fue problemático desde el principio», afirma Carlos. Entre la separación y el divorcio ya se produjo la primera denuncia, un 4 de agosto. Como siempre, y esta vez por casualidad, Carlos tiene testigos. «Aquel día aparecieron mis hijos solos por el taller mecánico que yo tenía en Cancienes», explica. «Cuando me puse en contacto con ella para decirle que yo estaba trabajando y que no me los podía dejar sin avisar me escribió un mensaje diciéndome que me buscara la vida».

El joven explica que puso aquella primera denuncia aconsejado por sus amigos, que le advirtieron de una posible artimaña o, incluso, de un imprevisto que pudiera volverse en su contra. «En aquella ocasión, como me enfadé tanto, me quedé con los críos unos quince o veinte días», admite Carlos.

Fue lo que precipitó la firma del divorcio y del convenio regulador del régimen de convivencia y de visitas de los menores por el que ella tiene el cuidado y custodia «si bien ambos progenitores convienen que el ejercicio de la patria potestad será compartido por ambos». Esta documento, firmado por ambos, recoge que I. G. C. y A. G. C. podrán pasar fines de semana alternos desde las ocho de la tarde del viernes hasta las ocho del domingo. Durante los periodos de vacaciones de Navidades, Semana Santa y verano permanecerán con el padre la mitad de los mismos.

Se firmó el 1 de septiembre de 2014 y ocho días después ella «fue a agredirme al taller porque quería cambiar a los niños de colegio y yo se lo pedí por escrito para que lo leyera mi abogada». Rompió una puerta a patadas y propinó un manotazo a su ex. Según indica Carlos, todo está grabado por una cámara de seguridad que está en poder de la Policía Nacional, acreditado por un parte de lesiones del Hospital San Agustín y por la declaración de dos personas que en ese momento se encontraban en el taller.

La situación es insostenible. Tanto para Carlos como para su entorno familiar. Porque es a ellos y a sus amigos a los que recurre cada semana para recoger a sus hijos. «Me lo aconsejó mi abogada, que llevara siempre un testigo cuando me fuera a encontrar con ella». Y así lo hace todos los viernes que tiene que ir hasta Ujo a recoger a los niños.

«Yo no le cuento las cosas a mis hijos pero el mayor es evidente que se da cuenta de muchas. ¿Cómo no se va a enterar de que su madre y su actual pareja nos intentaron echar de la carretera con ellos dentro del coche?». Ocurrió el pasado 16 de julio y cuenta con el testimonio a favor de un amigo que viajaba con ellos en el coche.

Carlos, que ahora trabaja por cuenta ajena porque afirma que los múltiples problemas que ha tenido con ella han provocado que no pudiera atender su negocio como correspondía, no entiende los plazos de la justicia.

Sin pruebas

Todavía recuerda, y esgrime, el juicio rápido que lo absolvió cuando ella lo acusó de acoso y maltrato en enero de este año. «En cuanto me enteré de que me había denunciado acudí a la comisaría de la Policía Nacional para que comprobaran que la tenía bloqueada tanto en el móvil como en todas las redes sociales». Durante el juicio, según explica Carlos, ella amplió la acusación de maltrato a los hijos y el propio juez le advirtió que en la denuncia no constaba. «Evidentemente no se pudo demostrar lo que era una mentira y salí absuelto. No me detuvieron de milagro», resume aliviado.

El próximo viernes, día 11, Carlos García volverá a Ujo. Sospecha que regresará sin sus hijos pero él no quiere dejar de cumplir con su obligación. Y, como siempre, se llevará a un amigo que pueda testificar si fuera necesario.

http://www.elcomercio.es/aviles/201509/09/exmujer-deja-hijos-justicia-20150909001306-v.html

Compartir / Share

This Post Has 0 Comments

Los Usuarios se comprometen a utilizar el Sitio Web, de conformidad con la Ley, con la moral y buenas costumbres generalmente aceptadas y con el orden público.
No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas.
Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación
Justiciadegenero.com no se hace responsable de ninguna de las informaciones, comentarios y opiniones que terceras personas emitan, publiquen o distribuyan directa o indirectamente a través de este Sitio Web.

Leave A Reply