Blog

(Español) La defensora de hombres maltratados por la Ley de Violencia de Género

Compartir / Share
Pepe G.-Saavedra http://gaceta.es/
Yobana Carril ha centrado su actividad profesional en defender a los hombres damnificados por la ley aprobada por Zapatero y mantenida por Rajoy. Su labor –abogada de Familia y penalista- le ha valido las críticas y amenazas por parte de las feministas.

Yobana Carril ha centrado su actividad profesional en defender a los hombres damnificados por la Ley de Violencia de Género. Su labor –abogada de Familia y penalista- le ha valido las críticas y amenazas por parte de las feministas, que incluso le han deseado que su hija acabe muerta por la paliza de un maltratador. A pesar de tener en contra a políticos, jueces, fiscales o medios de comunicación, Carril mantiene su empeño en luchar por la igualdad. Ha creado una página en Facebook, que ya cuenta con más de 70.000 miembros, para que aquellos que hayan entrado en conflicto con la legislación no se sientan solos, un punto de encuentro para hombres maltratados por la ley.

-Una mujer que sólo defiende casos de hombres damnificados por la Ley de Violencia de Género…

Lamentablemente en este país defender a un hombre requiere de una especialidad muy, muy concreta. No se requiere la misma preparación para defender a un hombre o a una mujer. Tomé la decisión de que debía defender siempre la misma cosa.

-¿Qué preparación distinta hay que tener para defender a un varón? ¿No basta con la carrera de Derecho?

En este país una vez que hay un divorcio, la madre no tiene que demostrar que es una buena madre, de facto tiene la custodia exclusiva. El hombre, sin embargo, tiene que demostrar que es un buen padre, independientemente de que lo haya sido durante todo el matrimonio. Con la mujer no es necesario, no hay una mujer que pida una custodia sin tenerla de facto. Los hombres están ciertamente indefensos en este tipo de procedimientos. No se valora del mismo modo la figura de una madre que de un padre.

-Puede haber alguien que no entienda que una mujer defienda este tipo de casos…

Yo soy una defensora de la igualdad, y si hay una ley que bajo la bandera de la discriminación positiva pone a un sector de la población en una posición más precaria que la de una mujer, estamos ante el mismo caso que sufrían las mujeres hace 100 años. Si no me parecía justo que las mujeres sufrieran lo que sufrieron, no ha de parecerme justo lo que sufren ahora los hombres y los padres. Y sobre todo porque los perjudicados de esta ley principalmente son los niños.

-¿Qué le hizo dar el paso para defender a lo que usted considera hombres maltratados por la Ley de Violencia de Género?

Estaba en la sala de un juzgado defendiendo a un hombre al que habían acusado de violencia de género. Veo la copia de la denuncia de una señora que decía que su marido le pegaba a ella y a su hijo, que era mayor de edad. Cuando llego a conocer al señor me encuentro con un hombre de 72 años con la camisa ensangrentada, la cara reventada, a una señora con una cara desafiante y al ‘niño’, con 42 años y que le sacaba dos cabezas al padre y veinte o treinta kilos. Se celebró el juicio que fue como un teatro y estuvieron a punto de amonestarme por decir que debía de valorarse en igualdad de condiciones al hombre y a la mujer, y que el herido era el hombre. Le dije a la juez que todo había sido totalmente injusto. La juez me dio la razón y me dijo: ‘estoy de acuerdo contigo pero la ley es la ley y yo no me la voy a jugar’.

-Su discurso contraviene directamente al impuesto por la ideología de género.

Tengo una hija y un hijo mayores de edad. Muy mala madre sería y muy mala abogada si yo no quisiese el mismo futuro para mi hijo que para mi hija.

-Las feministas no tienen que estar muy contentas con su labor ¿Ha recibido amenazas?

Además de amenazarme a mí, de increparme, me han denunciado. Incluso me han dicho que ojalá a mi hija uno de los ‘maltratadores’ que defiendo, ya dando por hecho que todos los hombres maltratan, le reviente las piernas.

-¿No entienden que una mujer defienda los derechos de un hombre?

Estas asociaciones sustentan su mensaje en que la mujer es más débil y debe ser protegida. Yo soy madre, he trabajado toda mi vida. No me considero más débil que un hombre. ¿Lo achacan a que son más fuertes? ¿Por qué no crean entonces una ley de fuertes contra débiles?

-¿Puede acometer su labor normalmente? ¿Le ponen piedras en el camino?

Sí. Defender a un hombre, en esta tesitura, requiere el doble de horas porque absolutamente todo ha de acreditarse. Peleas con señoras que dicen que tienen miedo y lloran desconsoladamente y a la salida del juicio te las encuentras haciéndose fotos.

-¿Hay alguien detrás de estas mujeres? Es difícil creer que se inventen algo tan grave como un maltrato…

Es vox pópuli. Hay miles de páginas web donde te dicen los beneficios que obtienes si denuncias por violencia de género. Y el boca a boca. Hace poco una señora denunció en Las Palmas y fue a asuntos sociales y la recomendación que se le dio fue: ‘’como no te divorcies y digas que tu marido te pega, que entonces tienes el RAI –Renta de Ayuda a la Inserción-, no hay ayudas para ti’’. Se ha desmantelado en Andalucía una red que se dedicaba a instar a mujeres a interponer denuncias falsas a cambio de dinero. Y con todo esto que nadie piense que digo que no hay mujeres maltratadas, porque claro que las hay. Pero también hay hombres maltratados, y niños, y ancianos, pero sólo las mujeres tienen una ley específica.

-¿Cómo puede ser entonces que el dato de denuncias falsas ofrecido sea tan ínfimo? 

Tal y como se computan los datos, sí, sólo son un 0,006%. Si archivan la causa, porque no se ha demostrado nada, no cuenta. Si te absuelven pero no promueves una denuncia por denuncia falsa o el fiscal no lo hace, porque las instrucciones son de no hacerlo para no desalentar a las mujeres maltratadas, no computa.

-¿Es un dato falso?

Se sesga la realidad.

-Se refiere principalmente a los hombres pero, ¿hay también mujeres maltratadas por la ley?

Hay miles de abuelas que no pueden ver a sus nietos, miles de hombres hundidos económica y emocionalmente, por lo que hunden toda la economía familiar defendiéndose de denuncias. Las madres, las parejas de estos hombres son los que muchas veces ayudan al acusado a pagar pensiones, a pagar abogados, porque esta persona acaba esquilmada económicamente.

-¿Qué tipo de casos llegan a sus manos?

Cuando vienen a mí lo hacen porque les acaban de denunciar por violencia de género, o porque quieren modificar las medidas que tienen impuestas, como por ejemplo que no se les deja ver a sus hijos o porque tienen que pagar una pensión a la que no pueden hacer frente. También vienen padres cuyas mujeres se han llevado a sus hijos a cientos o miles de kilómetros y hace años que no los ven. Hay muchísimos casos.

-Uno de los pilares fundamentales que defienden es la custodia compartida.

Cuando un matrimonio o una pareja convive está ejerciendo la custodia compartida. Cuando se divorcian no tiene por qué cambiar, simplemente ha de modificarse el modelo. En caso de no poder tener custodia compartida porque no sea viable, no tienen por qué dársela a la madre, que hagan una valoración sin tapujos y sin ser sexistas y se la den al más idóneo.

-¿El mayor perjudicado de esta ley es el niño?

Hay miles de niños en España que se pasan meses y años sin tener contacto con sus padres, ni con sus abuelos paternos, ni con sus primos… Hay miles de niños aleccionados. He presenciado un caso en el que un niño decía ‘’yo quiero estar con mi mamá’’. -‘’¿No decías que querías estar con tu papá?’’. -‘’Sí, pero es que mi madre me va a comprar una tablet’’. Esto sucede.

-¿Cuál ha sido el caso más terrible que ha llevado?

Un padre que tuvo una hija y cuando tenía dos meses su madre se la llevó sin avisar a 350 kilómetros de distancia. Estuvo sin saber de ella ocho meses y cuando supo de ella se enteró de que tenía una parálisis cerebral. La madre, en lugar de buscar los mejores médicos, lo primero que hizo fue solicitar una ayuda por la minusvalía de la pequeña y cobrar una pensión. Y teniendo el padre los medios económicos para proporcionarle una sanidad privada, que ofrece lo que lamentablemente –por los recortes- la sanidad pública no puede, no se le deja ayudar a su hija porque si consigue la custodia, la madre perdería la pensión. Fue brutal. Llegaron incluso a darme ciertos saludos cariñosos desde el juzgado donde se llevó esto por mi empeño en decir que un padre y una madre tienen los mismos derechos.

-¿Recibe alguna felicitación de alguna autoridad judicial por ‘lo bajini’?

Sí, pero también toques de atención.

-Cuántas veces le habrán llamado machista…

Muchas, y si fuera hombre me hubieran tirado una piedra a la cabeza.

-¿Cuántos casos han pasado por sus manos? ¿Con qué éxito?

Muchísimos. En los últimos años, desde que sólo me dedico a esto, cientos. Con una elevada tasa de éxito, no porque sea una magnífica abogada, es porque esto necesita un esfuerzo tan grande… De horas, anímico, pelearse cada día contra un muro, y aun así recibiendo amenazas.

-¿Cómo se puede arreglar? ¿Qué hay que hacer con esta ley?

En principio hay que derogarla. Necesitamos una ley contra la violencia, no de género, sino contra la violencia. Hay que hacer un gran esfuerzo por educar en que todos somos iguales. Recuerdo que una fiscal en un caso de una mujer en paro con tres hijos pidió la custodia para la madre y pedía una cifra astronómica en concepto de pensión para el padre. ‘’Ella no puede trabajar porque está dedicada a sus hijos’’, me dijo. En ese momento yo le respondí que jamás había escuchado a un representante del Ministerio Público hacer un comentario tan machista. ¿Es esto promover la igualdad? A las hijas de este hombre les estamos enseñando que las mamás sirven para cuidar niños.

-Ciudadanos, por ejemplo, intentó promover la equiparación de penas por violencia doméstica y se le echó todo el mundo encima. Al final, terminaron por recular…

Yo he hablado con gente de Ciudadanos. Fue un error de enfoque. No puedes soltar eso cuando a la sociedad durante años se le ha enseñado que si dices cualquier cosa en contra del maltrato, ya eres un maltratador. El mensaje ha sido negligente, deberían de haber sabido que España es el país que es, que desde hace años decir algo sobre una mujer es tabú. Hay toda una estructura detrás montada: ONG subvencionadas, observatorios de la mujer, concejalías dedicadas a la mujer… No se puede hacer el cambio de la sociedad de manera atropellada, hay que educar.

-¿Qué parte de responsabilidad tienen los medios de comunicación?

Cuando un hombre mata a dos niños, durante semanas vemos en los telediarios cómo se habla de violencia de género, ‘hay que acabar con esta lacra’, ‘este señor es un degenerado’… Cuando hace unos meses una señora tiraba a sus hijos por el balcón, no sólo se le dedicó diez minutos así como por encima, sino que además se dijo ‘pobre señora, seguro que tenía alguna enfermedad mental’.

-¿Cuál es la función con la que ha creado la página ‘Hombres maltratados por la Ley de Violencia de Género’?

Me di cuenta de que muchos hombres llegaban desesperados a mi despacho, creyendo que su caso era único, se veían muy solos. Hasta que esto les ha pasado creían en la Justicia, que todos eran iguales, hombres y mujeres. Decidí crear el grupo para que estuvieran informados, porque muchos no sabían qué hacer o a dónde ir. También para que no sintiesen el peso de estar solos al vivir una situación como esta. Una especie de punto de encuentro.

Fuerte: http://gaceta.es/entrevistas/defensora-los-hombres-maltratados-ley-violencia-genero-11062016-2143

Compartir / Share

This Post Has 2 Comments

  1. Hosting says:

    Puesto que la presunci n de inocencia de un hombre acusado de malos tratos est cuanto menos muy en entredicho, una denuncia falsa provoca la detenci n del hombre, su puesta a disposici n judicial y con frecuencia la prisi n preventiva, con la nica esperanza posible del sobreseimiento del caso, que llegar s lo en el mejor de los casos.

Los Usuarios se comprometen a utilizar el Sitio Web, de conformidad con la Ley, con la moral y buenas costumbres generalmente aceptadas y con el orden público.
No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas.
Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación
Justiciadegenero.com no se hace responsable de ninguna de las informaciones, comentarios y opiniones que terceras personas emitan, publiquen o distribuyan directa o indirectamente a través de este Sitio Web.

Leave A Reply